jueves, 1 de noviembre de 2007

El tratado de la Unión Europea y sus retos

La Unión Europea prentede formar una comunidad política mayor a partir de otras comunidades políticas más pequeñas que existen previamente. La Unión Europea no es pionera en este proceso, la historia de diferentes estados actuales ha seguido un proceso similar. Por ejemplo, Alemania en el siglo XIX comenzó como una unión aduanera, era difícil poner a todos de acuerdo en sus comienzos. La historia de Canadá o Estados Unidos también nos enseñan como se han construido comunidades políticas mayores a partir de comunidades políticas menores.

Europa es un gran éxito, todo va bien. Y debido a su propio éxito se encuentra delante de una serie de encrucijadas. La crisis actual de la Unión Europea es positiva y esta ocasionada por la cantidad de retos que tiene que afrontar en este momento. Se necesita tiempo donde madurar las soluciones a los distintos cruces de camino:

- Ampliación o no ampliación. Distinguimos entre ampliación en extensión, admisión de nuevos miembros, y ampliación en profundidad, crear una Constitución Europea. Si al mismo tiempo se amplía en ambos frentes se multiplican los problemas. Se decidio ampliarla en extensión y se pasó de 15 a 27. Y ya que somos tantos, la ampliación en profundidad posiblemente se tenga que vertebrar en diferentes velocidades. ¿Cuantas velocidades van a darse?

- Área de Libre Comercio o Unión Política. La Unión Europea no es un área de libre comercio desde hace mucho tiempo, a diferencia de la unión entre Mexico, EE.UU. y Canada. Europa tiene un Parlamento común, se preocupa por escribir los valores comunes y enseñarlos a los niños, se establecen regulaciones supra-nacionales (matrículas de coches, pasaportes,...). Hay mucho tipo de uniones políticas, la cuestión es qué clase de unión política queremos.

Es cierto que los ingleses son euroescépticos, aunque hay que entender que la tradición anglosajona es muy intercultural. Los ingleses están acostumbrados a un imperio con una gran diversidad cultural y una integración política débil. A la mentalidad anglosajona americana le parece correcto que haya pena de muerte en algunos estados y en otros no, o que en unos estados sea legal el matrimonio homosexual y en otros no. La gente más acostumbrada a los multi-culturalismos se puede encontrar incómoda con la uniformidad planteada en el proyecto de Constitución que fue rechazado hace unos años.

De este modo está claro que hay unión política en Europa, lo que no está tan claro en la encrucijada actual es la clase de unión. Hay muchos tipos de Constitución, de máximos y de mínimos. La americana es de mínimos, deja muchos aspectos por regular (además de tener seis o siete páginas únicamente). La británica ni siquiera está escrita, es consuetudinaria. En contra, el otro modelo constitucional es el francés y alemán, con Constituciones de máximos (hay un gran desarrollo de los derechos y libertades en su contenido).

- ¿A favor o en contra de Estados Unidos? Esta cuestión divide a los europeos, la Unión Europea no nace contra Estados Unidos, más bien nace con su apoyo. Últimamente, de una forma más clara, después de la guerra de Irak, se ha propagado el anti-americanismo. ¿Queremos que nuestra defensa dependa de los americanos o tener un sistema de defensa que sirva contrapeso?

Sin embargo esta encrucijada, aunque está planteada por algunos como una de las grandes cruce de camino actuales, no es tal. En la actualidad los bloques de poder se van a configurar entorno a la polaridad occidente - asia. Las potencias emergentes China ó India están trastocando el balance de poder internacional y la unidad de acción con EE.UU. es necesaria ante el choque cultural entre oriente-occidente.

(Notas y reflexiones personales a partir de una charla de Antonio-Carlos Pereira Menaut en la Universidad de Vigo, Noviembre del 2007)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Curioso...

Rubén Miranda Gonçalves dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.